Entrevista a Mario Soro por Paola Beatriz González Farías [ZUKUNOMO] a inicios de 2016. ¿Conoces esa parte de la xilografía del trabajo de Arturo Duclos? Trabaja una frase, y él hizo una exposición justamente de ese periodo en la Galería D21, y sacó un catálogo. Podrías pedirlo en D21. O no, se puede bajar, es gratis, entras a D21 y está el catálogo ahí mismo. Sería espectacular que tú lo entrevistaras, a través de la cooperativa de Artistas. En Lastarria. Espacio O. Arturo trabaja con una frase de Nicanor Parra “Sí, lo reconozco bien, este es el árbol que mi padre plantó frente a la puerta”. ¿Qué es lo que hizo él? Citó esta frase, hecha en papel kraft, en todos los árboles de la cuadra de la Universidad, 40 y 40, 80; de 1/80 a 80/80 hizo una edición, con un alfilercito, al árbol. Las reacciones eran espectaculares: una señora del barrio lo denuncia a la rectoría por daño a la propiedad por poner un alfiler. En otro momento hace un trabajo, que habían invitado a la escuela a una exposición en el Instituto Cultural de Las Condes , y él hace una cama de aserrín con una cantidad de objetos, cada objeto tenía escrito “Sí, lo reconozco bien, este es el árbol que mi padre plantó frente a la puerta” eso incluía una silla escolar, formato de colegio básico. Además había un tablón que decía “Sí, lo reconozco bien, este es el árbol que mi padre plantó frente a la puerta” con dibujos solicitados a alumnos de 1° año de árboles, impresionantemente iguales. Pero, además raspó el suelo del Instituto –espacio colonial patrimonial- con virutilla y escribe “Sí, lo reconozco bien, este es el árbol que mi padre plantó frente a la puerta”. Llega el encargado del Instituto y hubo problemas nuevamente con denuncia. El efecto que genera sobre la materialidad de la madera ya no es solamente reducido al espacio del arte de la xilografía, sino como un elemento estructural por ejemplo patrimonial, etcétera. Otro que es memorable, lleva estos letreritos y los pone en unos cerros de astillas y de aserrín, foto, pidió permiso. Castillos de madera secándose, letrero: “Sí, lo reconozco bien, este es el árbol que mi padre plantó frente a la puerta” y llega el dueño de la barraca, enfurecido, le pide el rollo, casi le pega. En otra circunstancia, tomó la silla, la silla escolar y literalmente la plantó a la entrada del taller de grabado de La Católica , a la sombra de un árbol, y todos los días la regaba. El efecto entre educación, reproducción, serie y matriz. Matriz intelectual, entonces eso (Paolita) es fundamental que se reconozca, imagínate en una página WEB que circule, donde esté la entrevista. Lo mismo en mi trabajo que hice de las cruces. Imprimí 900 cruces con una matriz de cartón –en La Católica- ¿Por qué? Porque el taller decía, grabado, impresiones y superficies. Hasta ese momento el grabado estaba recluido. Llevaba 30 años después en eso, y el grabado no era ni más ni menos que la misma tablita, más o menos del mismo tamaño, comprada en el mismo lugar, etcétera. Y entiendo esto como superficie, con esta cruz católica, entonces a mí no me interesaba, quería pasar piola, entonces ¿Qué podía ser que estaba mal? Un poco fanático tal vez, demasiadas cruces. Igual la pastoral de la Universidad con reclamos y todo eso. La izquierda: que yo le hacía el juego a la derecha. La derecha: que yo le hacía el juego a la izquierda. Y, la inminente visita del Pro rector Canciller, que era un monseñor, reclaman los auxiliares porque tenían que limpiar, yo a uno le explico de qué se trata el trabajo, y les ayudé a raspar el yeso, como era tiza se fraguó con la humedad en el suelo, y pasé por encima de todo, de los pastos, de los caminos, era una cuestión muy impresionante, imagínate, de un día para otro, y además yo me di el trabajo de no poner las cruces en filita, entonces no habían calles, había que circular por entremedio de las cruces. Con un cordel desvié el camino, cuatro sacos de tiza y haciéndolo rápido, era una operación comando, y con el permiso virtual del curso de Eduardo Vilches que también lo ponía un poco en riesgo, dictadura, es que él se la jugó también, hizo un trabajo extraordinario, un ejemplo feroz, es el ejemplo que yo di en La Católica, cuando a mí me robaron la tesis, me obligaron a retractarme por la nota que yo tenía y yo por supuesto que dije que no, y con eso yo estoy eliminado de La Católica de por vida, en la lista negra. Y en La Chile es otra historia, entonces me cansé y armo mi empresa propia. Pero este es un dato importante, Alicia Villareal, el trabajo con los pupitres, para la trienal. ¿Qué es lo que hace ella? Toma el tema de los mapas, de la cartografía chilena. Esos mapas mandados a hacer por esos personajes, que muchos de ellos se rindieron, porque esa cartografía chilena era imposible no más, hay gente que se devolvió para la casa “No, yo o puedo hacer esto” cuando se encontraron con el extremo Sur. Bueno, ¿Qué hace la Alicia? Con estos pupitres escolares usados, traza estos mapas y los corta con laser. Esa noción de xilografía, tecnológica, ideológica. Yo estoy editando ahora, de hecho

 

sitio desarrollado por ZuKuNoMo           2018

Made with Adobe Muse